Resuelve tus dudas sobre el plan de parto

Resuelve tus dudas sobre el plan de parto

Si estás a punto de dar a luz es posible que tengas dudas acerca de lo que es un plan de parto y de si realmente necesitas uno.

En este artículo te explicamos el origen de estos planes, la información que deben contener, así como algunas claves que deben cumplir para resultar efectivos.

Pero antes de explicar lo que es, resulta útil introducir algo de contexto para entender su importancia en el momento actual.

parto-normal

De casa al hospital

Seguro que has oído aquello de ‘antes las mujeres parían en casa y no pasaba nada’. 

Esta frase tiene parte de verdad, y es que hasta 1930 aproximadamente la mayoría de las mujeres daban a luz en su propio hogar, ayudadas por enfermeras o incluso familiares y conocidos con mayor o menor conocimiento sobre el parto. Sin embargo, las complicaciones eran relativamente frecuentes y la experiencia tanto para la madre como para el bebé era muy diferente a la que supone un parto hoy en día.

A partir de esta fecha los partos se empezaron a trasladar en su mayoría al hospital y con ello se dio una cierta ‘medicalización’ a un evento que hasta entonces se había vivido como un momento fisiológico, una expresión más del ciclo reproductivo de la mujer.

parto-humanizado

¿Qué es un parto normal?

Las primeras décadas de prevalencia de partos con hospitalización se caracterizaron por una intervención alta por parte de ginecólogos y ginecólogas, y un papel limitado por parte de las matronas. 

Al tratarse el parto como una patología, se dieron abusos en la utilización de ciertas prácticas, hasta que en el año 1996 la Organización Mundial de la Salud publicó su famoso informe titulado ‘Cuidados en el parto normal: una guía práctica’.

En este informe se clasifican las prácticas utilizadas con frecuencia en el transcurso de un parto en cuatro categorías:

  • Prácticas que deben ser promovidas
  • Prácticas que deben ser eliminadas por ineficaces o perjudiciales
  • Prácticas que requieren más estudios por lo que deben usarse con cautela hasta tener más información
  • Prácticas usadas a menudo inadecuadamente

Como puedes imaginarte, este informe supuso un antes y un después en la humanización de los partos, y en la idea que hoy en día se tiene de lo que es un parto normal.

¿Qué contiene un plan de parto?

Se dice que los primeros planes de parto surgieron en Estados Unidos en el siglo XIX y se trataba en un primer momento de acuerdos comunicados verbalmente a la familia y a aquellos conocidos cercanos que asistirían a la mujer en el día indicado.

Tras la hospitalización, los planes de parto en hospitales tardaron en aparecer, y los primeros lo hicieron en Francia e Inglaterra hacia la década de 1960.

Sin embargo, estos planes inicialmente contenían solo aquello que las mujeres indicaban expresamente que no querían. Se centraban únicamente en evitar ciertas prácticas, algo que se había hecho tan necesario en ese momento.

Un plan de parto actual afortunadamente, incluye otras informaciones, y debe contener fundamentalmente las respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué opciones tengo y deseo utilizar para estar cómoda y aliviar el dolor?
  • ¿Qué personas quiero que me ayuden y me acompañen?
  • ¿Qué necesito para sentirme segura?
  • ¿Qué alternativas tengo ante distintas situaciones que puedan darse durante el parto?

deseos-parto

Recomendaciones para redactar el tuyo

Se trata por tanto de un documento en el que tú y tu pareja explicáis vuestras preferencias y respondéis a estas preguntas, con el objetivo de guiar a los profesionales que os acompañarán durante el parto.

¿Qué debes tener en cuenta para redactar el tuyo? Te contamos algunas claves:

  • Intenta que el documento sea lo más claro y corto posible, esto facilitará que se entiendan mejor tus deseos
  • Recuerda que el personal que te asista podría negarse a realizar cualquier práctica que considere mala praxis desde el punto de vista médico
  • El contenido del plan de parto tiene reconocimiento de consentimiento informado (esto de acuerdo al artículo 4.1 de la Ley 41/2002, de 14 de noviembre)
  • Debes entregarlo por escrito en el registro del hospital y en general es recomendable que lleves contigo una copia impresa el día del parto
  • Infórmate previamente a su redacción de cómo se desarrolla un parto, así como de las medidas de alivio de dolor que tienes a tu disposición
  • Recuerda que puedes modificar tu plan de parto en cualquier momento, ya que no se trata de un documento vinculante

plan-de-parto

Esperamos que estos consejos te animen a informarte y redactar tu plan de parto, un documento importante que vela por proteger tus intereses en un momento crucial.

¿Te ha gustado este artículo?

Suscríbete a nuestra newsletter y pasa a formar parte de una comunidad de mujeres curiosas, activas y con muchas ganas de cuidarse. Llevamos años acompañando a mujeres de todo el mundo a sentirse bien en esta etapa.

Un abrazo,

El equipo de SanaExpert

Previous post

0 comment. Write a comment

Empty content. Please select category to preview