¿Cómo experimentamos las mujeres los problemas de infertilidad?

Cada una de nosotras pasa por momentos complicados en la vida. Para nosotras, la infertilidad es un tema doloroso ¿Pero sabes qué? No estás sola, muchas mujeres pasan por lo mismo. Las preguntas son siempre muchas y el sufrimiento se debe a que a menudo no conocemos las causas de la infertilidad.

La infertilidad puede estar vinculada no solo a razones médicas. Existen otras causas, como los problemas de pareja, problemas psicológicos, el estrés y un estilo de vida agitado y poco saludable, que tiene un efecto significativo en nuestro bienestar y, por consiguiente, en nuestra fertilidad. Seguramente te habrás sentido identificada con alguno de los problemas de los que hemos hablado anteriormente, ¿Verdad?

¿Cuáles son las principales causas asociadas a la infertilidad?

Causas médicas

Podemos decir que la especie humana tiene en general una baja capacidad reproductiva. Por esta razón, como explica el Dr. Domenico Carone, muchas parejas necesitan de 2 a 4 meses de relaciones sexuales sin protección antes de lograr el embarazo. Se estima que alrededor del 85% de las parejas serán capaces de concebir en un año. El 15% restante no podrá concebir espontáneamente debido a causas femeninas (30% de los casos), masculinas (30% de los casos), tanto masculinas como femeninas (20% de los casos) o incluso causas desconocidas (20% de los casos) ).

Algunas causas más comunes son, por ejemplo, los trastornos de la ovulación, las malformaciones uterinas, el factor tubárico y la edad.

Causas asociados a la vida de la pareja

La infertilidad puede crear momentos de crisis y dificultad en una relación. El nacimiento de los hijos representa una gran alegría y una forma de compartir las bases alrededor de los cuales crece la pareja y evoluciona su relación. La crisis surge en el momento en que la capacidad de concebir un bebé resulta complicada. Las respuestas emocionales a la infertilidad en la pareja son distintas. Los hombres prefieren a suprimir o negar por completo las reacciones emocionales, mientras que las mujeres se inclinan a sentir que ellas mismas son la causa de la infertilidad, lo que provoca sentimientos de culpa y depresión.
El problema principal a nivel emocional es que, con mucha frecuencia la maternidad se convierte en un requisito, agravado por la constante presión social y familiar que rodea a la pareja, canalizando y obligando a la pareja a desplazar todas sus energías hacia este objetivo para conseguirlo a toda costa. El problema es como el perro que se muerde la cola: el estrés de la procreación puede afectar negativamente a la vida sexual de la pareja, y así reducir las posibilidades de concepción. Por ello, es realmente importante encontrar un equilibrio como pareja y deshacerse de las opiniones de los demás.

Causas psicológicas y estrés        

Hoy en día, el estrés es considerado uno de mayores enemigos de muchas personas, lo que no sólo perjudica la salud, sino que también reduce significativamente las posibilidades de embarazo y aumenta el riesgo de enfermedades cardio-metabólicas.
Esta teoría ha sido confirmada por varios estudios en los últimos años. De hecho, las investigaciones realizadas por la Universidad de Roma “La Sapienza”, la Universidad de Roma “Tor Vergata” y la Universidad de Zúrich en Suiza han demostrado que el análisis de los niveles de cortisol y alfa-amilasa en la saliva de mujeres y hombres son buenos indicadores de niveles de estrés. La producción excesiva prolongada de cortisol y alfa-amilasa en hombres y mujeres que quieren tener un hijo, o en los primeros meses del embarazo, reduce significativamente la fertilidad en casi un 30%. Si se compara con las mujeres con niveles de estrés normal, este porcentaje corresponde a un doble riesgo de infertilidad.

Causas asociados al estilo de vida.

Hay varios factores que afectan a nuestra posibilidad de convertirnos en madres, siendo los principales por ejemplo fumar, el café, las bebidas alcohólicas y la actividad física.

Fumar no sólo perjudica a nuestra salud, sino que también tiene consecuencias negativas en nuestra fertilidad . Obviamente, cuantos más cigarrillos fumes al día, mayor será el daño. Fumar también adelanta la menopausia en una media de dos a tres años y puede causar abortos. Sin embargo, en los últimos 10 años, las campañas para sensibilizar e informar a la sociedad han tenido efectos positivos al aumentar la conciencia de las personas y las mujeres embarazadas sobre los riesgos de fumar (ya sea por el uso directo de cigarrillos o por inhalación a través de otros fumadores).

Además, el abuso del alcohol y la cafeína en general puede afectar negativamente a la capacidad de quedarse embarazada. La cafeína puede, de hecho, reducir la fertilidad y aumentar el riesgo de aborto en los primeros meses de embarazo del 8 al 19%. La cantidad de cafeína que aumenta el riesgo de aborto es de 150 mg al día, y el porcentaje aumenta en un + 8% si se superan las dos tazas de café al día. Con respecto al alcohol, conviene eliminarlo por completo.

Demasiado o poco deporte puede afectar negativamente a la fertilidad de una mujer. Normalmente, el deporte no afecta a la fertilidad, por lo que las mujeres que quieran quedarse embarazadas pueden seguir haciendodeporte. El ejercicio es bueno y reduce el estrés. Sin embargo, debe hacerse con moderación y sin reducir gasto energético. Se recomiendan actividades aeróbicos ligeros, largas caminatas y yoga.

¿Qué podemos hacer para "cultivar" nuestra fertilidad?

Lamentablemente, no siempre podemos encontrar una solución a nuestra infertilidad. ¡Pero las mujeres, no nos damos por vencidas! A menudo la infertilidad, como ya se ha mencionado, está vinculada a problemas que se pueden resolver. Por ejemplo, nuestro estilo de vida, nuestra dieta y cómo la integramos, el estrés….

¡Para más consejos útiles sobre como llevar un estilo de vida más saludable para aumentar la fertilidad puedes leer nuestro próximo post que saldrá la semana que viene!

Empty content. Please select category to preview